El ambiente laboral es uno de los componentes más importantes para la estabilidad de una empresa, tanto productiva como emocionalmente. Por eso, es muy importante prevenir que pequeños comentarios se conviertan en grandes y mal intencionados rumores, que terminan afectando la armonía y productividad de la empresa.

Para evitar esto, lo ideal es que todos los miembros de la organización estén alineados bajo esquemas de comunicación claros, que no den cabida a segundas interpretaciones, ni distorsionen la información principal.

De acuerdo a lo anterior, se desprende la necesidad de crear canales de diálogo para incentivar el buen trato. En medio de este proceso deben cimentarse lazos de confianza entre todos los miembros de la compañía, para que puedan expresarse libremente, sin temor a ser ignorados o reprendidos.

¿Cómo empieza la cadena del rumor?

Los rumores pueden ser generados bajo dos circunstancias. La primera es el resultado de situaciones ambiguas que producen un efecto de “teléfono roto” y la segunda es la divulgación de información con la intención de herir a alguien o desestabilizar el equipo de trabajo.

¿Cómo evitar caer en la cadena de rumores?

Nadie está exento de caer en un rumor y lo que al principio podría parecer inofensivo o un chiste, puede desencadenar, rápidamente, discusiones, rupturas de relaciones laborales y personales, e incluso problemas más graves. Para evitar lo mencionado anteriormente te traemos 3 sencillas recomendaciones que te serán de gran ayuda al momento de abordar la situación.

  1. ¿A quién le cuento mi vida?

Está bien que tengas una relación cercana con tus compañeros de trabajo. Sin embargo, hay que ser muy cuidadoso con quién compartes detalles íntimos de tu vida, pues esto puede jugar en contra tuya en algún momento.

  1. Directo al origen del rumor

Este paso es fundamental y debe manejarse inteligentemente. Pensar con cabeza fría nos ayudará a encontrar un camino sensato, que no genere problemas y nos permita manejar la situación con la mayor discreción posible. Antes de lanzar acusaciones o exigir una explicación, es importante indagar qué se dijo, por qué se dijo y con qué intención y, a partir de ahí, aclarar la situación con calma y respeto. Un poco de comunicación ayuda enormemente en estos casos.

  1. Direccionar el problema cuando se ha salido de control

Si el rumor está fuera de control y está generando daños y diluyendo la armonía de los colaboradores, se recomienda pedir ayuda o hablar con un superior para encontrar una solución más efectiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *