Hablar de felicidad en un entorno laboral puede ser tan complicado como definir el concepto mismo, pues la subjetividad que lo rodea puede llevarte a un callejón sin salida. Sin embargo, existen consensos que te permiten trabajar en armonía y sentirte satisfecho con el entorno y la labor que desempeñas.

A continuación, encontrarás 5 consejos que te ayudarán a ser feliz en el trabajo.

  1. Relacionarte con tus compañeros

¿Con cuanta frecuencia conversas con tus compañeros de trabajo? Saludar, despedirse y mostrar una actitud positiva son excelentes formas de romper el hielo. Comparte experiencias, ya sea sobre tu actual cargo o en cargos anteriores, a las personas les gusta escuchar y descubrir qué tipo de persona eres y qué tienes para ofrecer. Un entorno rodeado de personas agradables seguramente te motivará llegar a tu trabajo cada día.

  1. Evita las críticas destructivas

No prestes atención a comentarios dañinos, que más que un aporte sobre tu desempeño, buscan dañar tu imagen o indisponerte. Si alguien de verdad quiere ayudarte a mejorar tu labor, te aconsejará y usará las palabras adecuadas para ello. En caso que la situación suba de tono, te recomendamos dialogar en privado con esa persona y manifestarle tu inconformidad de manera respetuosa. En caso que la situación continúe, lo ideal es informarlo a un superior y seguir el conducto que la empresa haya destinado para estos casos.

  1. Capacítate para mejorar

No hay mejor forma de aprender que investigar por iniciativa propia. Esto contribuye a tu felicidad, pues te permite empoderarte de tu proceso, mientras que adquieres nuevas habilidades o mejoras las que ya tienes.

  1. Comparte tu conocimiento

¿Recuerdas que el primer día que llegaste a tu lugar de trabajo tenías muchas dudas? Ahora, si ha transcurrido un buen tiempo, debes tener dominio de tus funciones, además de otros datos puntuales que solo quien conoce el entorno sabe. ¿Por qué no ayudar y compartir tu conocimiento con quien lo necesite? Sonará muy básico, pero esto te permitirá estrechar lazos con los recién llegados, además de mejorar la sensación de compañerismo en la empresa.

  1. Enfrenta tus miedos

El mundo laboral es un terreno lleno de retos por enfrentar y superar. Un trabajo que te hace feliz será más que un estímulo para sortear todo lo que se atraviese en tu camino profesional. Una persona motivada es capaz de afrontar cualquier situación y para esto la felicidad es fundamental.

El ambiente laboral es uno de los componentes más importantes para la estabilidad de una empresa, tanto productiva como emocionalmente. Por eso, es muy importante prevenir que pequeños comentarios se conviertan en grandes y mal intencionados rumores, que terminan afectando la armonía y productividad de la empresa.

Para evitar esto, lo ideal es que todos los miembros de la organización estén alineados bajo esquemas de comunicación claros, que no den cabida a segundas interpretaciones, ni distorsionen la información principal.

De acuerdo a lo anterior, se desprende la necesidad de crear canales de diálogo para incentivar el buen trato. En medio de este proceso deben cimentarse lazos de confianza entre todos los miembros de la compañía, para que puedan expresarse libremente, sin temor a ser ignorados o reprendidos.

¿Cómo empieza la cadena del rumor?

Los rumores pueden ser generados bajo dos circunstancias. La primera es el resultado de situaciones ambiguas que producen un efecto de “teléfono roto” y la segunda es la divulgación de información con la intención de herir a alguien o desestabilizar el equipo de trabajo.

¿Cómo evitar caer en la cadena de rumores?

Nadie está exento de caer en un rumor y lo que al principio podría parecer inofensivo o un chiste, puede desencadenar, rápidamente, discusiones, rupturas de relaciones laborales y personales, e incluso problemas más graves. Para evitar lo mencionado anteriormente te traemos 3 sencillas recomendaciones que te serán de gran ayuda al momento de abordar la situación.

  1. ¿A quién le cuento mi vida?

Está bien que tengas una relación cercana con tus compañeros de trabajo. Sin embargo, hay que ser muy cuidadoso con quién compartes detalles íntimos de tu vida, pues esto puede jugar en contra tuya en algún momento.

  1. Directo al origen del rumor

Este paso es fundamental y debe manejarse inteligentemente. Pensar con cabeza fría nos ayudará a encontrar un camino sensato, que no genere problemas y nos permita manejar la situación con la mayor discreción posible. Antes de lanzar acusaciones o exigir una explicación, es importante indagar qué se dijo, por qué se dijo y con qué intención y, a partir de ahí, aclarar la situación con calma y respeto. Un poco de comunicación ayuda enormemente en estos casos.

  1. Direccionar el problema cuando se ha salido de control

Si el rumor está fuera de control y está generando daños y diluyendo la armonía de los colaboradores, se recomienda pedir ayuda o hablar con un superior para encontrar una solución más efectiva.